Autor

vanvancomunicacion

Fecha

01/17/2021

Libertad. Sentirla.

La capacidad analítica no debe confundirse con el ingenio, porque mientras que el analista es necesariamente ingenioso, el ingenioso es a menudo extraordinariamente incapaz de analizar (…) Se verá, de hecho, que el ingenioso siempre fantasea, mientras que los verdaderamente imaginativos nunca son otra cosa que analíticos”.

Cierro el libro unos minutos, enganchada con las palabras que dedica Poe a mi atractivo detective Auguste Dupin. Rápidamente empieza ese extraño diálogo entre uno mismo y el autor o su personaje, construyendo y destruyendo un recorrido por el que caminas relajado y encantado con lo que vas encontrando. Una sensación gratificante que te lleva lejos de donde estás, a un lugar que te llena y por el que seguirás adentrándote, después, en tertulias con amigos.

Muchas personas, desde niños, nos perdemos en los libros. Por eso me llegó esta charla de Emilio Lledó. Yo no tuve la suerte de contar con un D. Francisco, pero sí tengo claro que no hubiera podido resistir mi educación “asignaturesca”, sin dejarme sugerir por los fragmentos de literatura que nos obligaban a analizar en los famosos comentarios de texto.

Gracias por recordarme que esto es la creación de la libertad. Algunos así lo sentíamos y así lo seguimos sintiendo.

Vanessa Lizarralde

Artículo publicado en Viñetas Vesper. 
Photo by Katya Austin on Unsplash

Autor

vanvancomunicacion

Fecha

01/17/2021

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad